Carlos Alfonso Velásquez A. | EL PULSO POLÍTICO CON LAS FARC
16174
post-template-default,single,single-post,postid-16174,single-format-standard,do-etfw,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-child-theme-ver-11.1.1501028569,qode-theme-ver-11.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.2,vc_responsive

EL PULSO POLÍTICO CON LAS FARC

EL PULSO POLÍTICO CON LAS FARC

Las Farc anuncian que dejarían en libertad al cabo Moncayo, rehén desde 1997. El Gobierno responde “cuanto antes (deben liberarlo) nunca lo debieron secuestrar”. Son las últimas posiciones en el intercambio político que, pese a que se quiera negar la connotación política del conflicto, se da en el marco de la confrontación armada. Pero miremos todo el cuadro para tener suficientes elementos de juicio sobre lo que, en este campo, está aconteciendo.  

   En las respuestas que ha venido dando la guerrilla a “Colombianos por la paz”, se han evidenciado paulatinas cesiones de la nueva cabeza guerrillera que denotan pasos hacia la toma de la iniciativa política. El último anuncio lo corrobora. Este no proviene de un sentimiento humanitario que se les despertó hacia el rehén o hacia “el caminante por la paz”. Tampoco es una jugada que les salió cual conejo del cubilete. Es la calculada respuesta a la última propuesta del Presidente – apoyada en estos días por Chávez – en la cual les exigió cuatro meses de cese de hostilidades para demostrar que estarían dispuestos para una negociación de paz.

  En el comunicado de las Farc va implícito el mensaje de que sí tienen voluntad de paz, pero que en vez de hacer propuestas desconectadas de la realidad, producen hechos para ambientar el “intercambio humanitario”. A la vez buscan mantener la cercanía del primer mandatario venezolano y, de paso, le echan piropos al ecuatoriano. Y por si fuera poco – ignoro si a propósito o de carambola-, coinciden en líneas generales con el ex – presidente Gaviria quien declaró “con las Farc, primero hablar de canje que de proceso de paz”. ¡Ah! y lo hacen en la víspera de la 5ª Cumbre de las Américas a donde ya habían enviado una carta.  

  El Presidente Uribe, seguramente bien intencionado, quiso asumir la iniciativa política con la propuesta de cese de hostilidades. Sin embargo, la sola buena intención es insuficiente, hay que acompañarla de estrategia.

  Es que la iniciativa fue formulada sorpresivamente, lo que está bien, pero totalmente apartada del discurso que ha manejado, lo que le resta credibilidad. Cambiar el mote de “filósofo del terrorismo”, empleado no hace mucho al referirse a Cano, por una propuesta para iniciar una negociación de paz, es un salto muy ancho para hacerlo de un solo envión.

  A estas alturas, la respuesta del Palacio de Nariño parece más reacción defensiva que contrapropuesta para recuperar la iniciativa. Durante el próximo mes, probablemente, vendrán jugadas tratando de poner al Gobierno en el papel del “toro bravo”. Así pues, lo que viene hay que tomarlo con cabeza fría sin dejar de planear jugadas imaginativas. De lo contrario, la iniciativa política quedaría en manos de las Farc, y eso permitiría que recuperaran en lo que mas cuenta, lo político, buena parte del terreno perdido en lo militar.   

No Comments

Post A Comment