Carlos Alfonso Velásquez A. | EN EE.UU. DESCIENDE FAVORABILIDAD DEL ABORTO
14930
post-template-default,single,single-post,postid-14930,single-format-standard,do-etfw,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-child-theme-ver-11.1.1501028569,qode-theme-ver-11.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.2,vc_responsive

EN EE.UU. DESCIENDE FAVORABILIDAD DEL ABORTO

EN EE.UU. DESCIENDE FAVORABILIDAD DEL ABORTO

Por estos días los llamados “pro-choice” (a favor del aborto) en EE.UU tienen motivos para reflexionar pues se está cumpliendo casi medio siglo desde aquel 22 de enero de 1973 cuando mediante la sentencia “Roe vs Wade” del Tribunal Supremo, se le dio vida legal al aborto. Y entre las razones para reflexionar se encuentran las tendencias que muestra la opinión pública estadounidense al respecto.
En primer lugar salta a la vista el que dicha sentencia lejos de acallar el debate legal y ético lo que produjo fue su permanente vigencia. Con más vigor en los últimos meses por el conocimiento público de la verdadera historia de una de las mujeres que originó la sentencia. En efecto, Norma McCorvey, quien durante el proceso usó el seudónimo de Jane Roe, tenía en ese entonces 21 años y se encontraba en una situación agobiante: sin dinero, sin marido y embarazada por tercera vez. Las abogadas feministas Sarah Weddington y Linda Coffe añadieron al caso más dramatismo, pero recurriendo al perjurio que forzaron en McCorvey: acordaron mentir en el juicio y decir que el embarazo se debía a una violación. Durante el proceso la afectada, dio a luz a su hija y la entregó en adopción, igual que las dos anteriores. En realidad McCorvey nunca abortó.
En 1991, colaborando en un centro abortista de Dallas, pudo ver en vivo y en directo los restos de bebés abortados, experiencia ésta que la sacudió por dentro, sin embargo siguió siendo “pro-choice”. En 1995 entabló amistad con algunos miembros de una organización “pro-vida”, empezó a colaborar con ellos y se hizo opositora del aborto. Hoy, McCorvey hace lo que puede por divulgar que la sentencia que legalizó el aborto en EE.UU. tiene su origen en el perjurio. “Me llamo Norma McCorvey, soy la ex Jane Roe de la sentencia Roe vs. Wade (…). Fui inducida a mentir por unas abogadas feministas, para que dijera que había sido violada y que necesitaba un aborto. Todo fue una mentira”, declara en un vídeo lanzado en octubre de 2012.
Por otra parte, 40 años después la postura “pro-vida” ha pasado a ser mayoritaria en la opinión pública. Aunque el apoyo al aborto legal en EE.UU. sigue siendo amplio, las encuestas anuales revelan un cambio progresivo hacia la postura “pro-vida”. La encuesta Gallup de 2011 mostró un empate (47%-47%), pero reveló un dato interesante: la mayoría de los partidarios del aborto están a favor de varias limitaciones. El 86% quiere que se informe a las mujeres sobre los riesgos del aborto y sobre las alternativas; el 60% pide que haya un período de reflexión de 24 horas tras solicitar el aborto, etc. Y en la encuesta de 2012 la posición “pro-choice” mostró su mínimo histórico: el 41% está a favor frente al 50% de los que se declaran “pro-vida”. Aún más, la misma encuesta revela que los jóvenes entre 18 y 34 años constituyen el grupo donde más ha caído la identificación con la causa “pro-choice”.

No Comments

Post A Comment