Carlos Alfonso Velásquez A. | EN TORNO AL DEBATE SOBRE LA FAMILIA
15023
post-template-default,single,single-post,postid-15023,single-format-standard,do-etfw,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-child-theme-ver-11.1.1501028569,qode-theme-ver-11.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.2,vc_responsive

EN TORNO AL DEBATE SOBRE LA FAMILIA

EN TORNO AL DEBATE SOBRE LA FAMILIA

La familia es un vínculo que responde a la naturaleza social del ser humano. Por esta razón es una institución que existe mucho antes que el Estado tanto en el orden cronológico como en el social y ontológico. Es más, la familia – fundamento sobre el que se construye la sociedad – es anterior al matrimonio que se institucionalizó precisamente para preservar las familias. Así las cosas, no es el Estado el llamado a crear, y menos a tratar de reconfigurar la familia, su papel se debe limitar a reconocerla otorgándole ropaje jurídico protector.

Ahora bien, es evidente que la unión entre hombre y mujer es el único vínculo que puede generar nuevos seres humanos imprescindibles para que existan familias y sociedades. Por esto, el fin del reconocimiento jurídico del matrimonio más que garantizar los derechos de los conyugues, es coadyuvar en la protección de los hijos puesto que si no se protegieran y educaran, no habría nuevas generaciones de ciudadanos.

Hasta hace relativamente poco, el Estado colombiano propendía por proteger el vínculo matrimonial y las familias para alcanzar un bien común para la sociedad: mejores ciudadanos. Pero últimamente ese criterio se ha desdibujado con altos costos sociales. Por ejemplo, está comprobado que gran parte de la raíz de la delincuencia, drogadicción o alcoholismo en los adolescentes se encuentra en familias disfuncionales, también los embarazos adolescentes y la violación de menores.

Por otra parte, el que se haya descuidado el criterio de proteger el vínculo matrimonial, ha facilitado que se deshagan más y más matrimonios afectando obviamente las familias. Pero como el ser parte de una familia es una necesidad antropológica básica, han ido apareciendo familias como las monoparentales. Así las cosas hoy nos vemos en la necesidad de que el debate sobre la familia se enfoque más en su funcionalidad que en su conformación.

Y ¿qué es una familia funcional? Aquella que realiza lo que la sociedad espera de ella. Es decir, por una parte vivir la “equidad generacional”, esto es la combinación de afectos, cuidados y equilibrios entre actividad laboral, servicio e inactividad forzosa que intercambian entre sí sus miembros. Por otra, “transmitir la cultura”, no solo la lengua, también la higiene, las costumbres y las formas de relación legitimadas socialmente. Además se espera que efectúe cierto “control social” sobre sus miembros evitando la proliferación de conductas socialmente desviadas. Como se puede ver las funciones que la sociedad espera de la familia tienen su base en los hijos (biológicos o adoptados).

Las sociedades son mejores o peores en la medida en que tengan familias más o menos funcionales. Por esto una de las tareas importantes del Estado es velar por el sujeto familiar para que siga cumpliendo sus funciones de acuerdo a las circunstancias cambiantes. Y contra esto iría el colocar la unión entre personas del mismo sexo en el nivel de familia puesto que al no poder ni engendrar ni adoptar hijos, no podrían ser familias funcionales.

No Comments

Post A Comment