Carlos Alfonso Velásquez A. | INTERNACIONALIZACIÓN EFECTIVA DE LUCHA ANTIDROGAS
16841
post-template-default,single,single-post,postid-16841,single-format-standard,do-etfw,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-child-theme-ver-11.1.1501028569,qode-theme-ver-11.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.2,vc_responsive

INTERNACIONALIZACIÓN EFECTIVA DE LUCHA ANTIDROGAS

INTERNACIONALIZACIÓN EFECTIVA DE LUCHA ANTIDROGAS

La semana anterior el diario El Nuevo Siglo publicó el artículo “¿Dónde están los billones de pesos derivados del narcotráfico?”, del cual extraigo unas declaraciones pertinentes al tema de esta columna. La de Viviana Manrique quien, integrada a la Junta Internacional de Fiscalización de estupefacientes (JIFE), sostuvo respecto a los flujos de capital proveniente del narcotráfico que “al ser una actividad ilegal no hay una trazabilidad específica, sin embargo, hay toda una estructura para mover ese tipo de activos”. A su turno la ONU aseguró que el resurgimiento del cultivo de los últimos años en Colombia obedeció a varios motivos, entre ellos la dinámica del mercado y las estrategias de las organizaciones de narcotraficantes. Así pues, lo destacable para la lucha antidrogas es que por una parte los campesinos cocaleros e incluso los procesadores primarios no son ni de lejos los más responsables de la “rentabilidad del negocio de la cocaína”, tampoco los consumidores. Y por otra, que hay tres aspectos clave del problema relacionados directamente con las mafias: la estructura para mover activos sin trazabilidad específica, la dinámica del mercado y las estrategias de las organizaciones de narcotraficantes.

Se colige también que son los capos- con margen de maniobra internacional- quienes ejercen más poder para que el narcotráfico no se haya podido bloquear satisfactoriamente. Es aquí dónde radica el centro de gravedad del problema. Son ellos los únicos actores que tienen capacidad de incidir determinantemente tanto en la producción como en el consumo. Es que los mafiosos al mismo tiempo que “invierten” en la producción, “comercializan” el producto y, gracias a sus sobornados públicos y privados, hacen lavar y reinvierten el dinero sucio, obteniendo pingües ganancias a costa del envenenamiento de mucha gente.

Así las cosas, enfrentar el problema con miras a la máxima minimización posible requiere una política (o estrategia) comprehensiva, a ser implementada con férrea voluntad política en todos los niveles de la cadena de ejecución. Por ende, es preciso identificar los factores que influyen para que dicha voluntad no sea la necesaria. De esta manera se llega a un punto que pocos se atreven a mirar hasta sus últimas consecuencias. Esto es que uno de los principales obstáculos está en la corrupción promovida por las mafias hacia las autoridades responsables de la política antidrogas en cada país, incluyendo en ocasiones a presidentes. Por esas autoridades corruptas se desvía el esfuerzo principal contra el centro de gravedad del problema constituido por las mafias y las “gestiones” de sus sobornados de “cuello blanco” y de “soles”.

Por todo lo anterior y para hacer más efectiva la lucha antidrogas, se requiere crear un “Cuerpo Internacional Antimafia” integrado por agentes de inteligencia, policías y fiscales de probada honestidad y experticia comisionados por los estados con los que se lograra un acuerdo, para que bajo la tutela de la OEA se conforme un Cuerpo Internacional antimafia competente para operar subsidiariamente en cualquiera de dichos países. Esto complementaría la propuesta de crear un tribunal internacional anticorrupción lanzada por el canciller.

No Comments

Post A Comment