Carlos Alfonso Velásquez A. | LA LÓGICA “PROGRESISTA”
15004
post-template-default,single,single-post,postid-15004,single-format-standard,do-etfw,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-child-theme-ver-11.1.1501028569,qode-theme-ver-11.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.2,vc_responsive

LA LÓGICA “PROGRESISTA”

LA LÓGICA “PROGRESISTA”

El pasado 7 de octubre el pleno de la Asamblea del Consejo de Europa aprobó la resolución N° 1763 de 2010 mediante la cual se defiende y promueve explícitamente el derecho a la objeción de conciencia de los profesionales de la salud. Dicha resolución implicó un rechazo al informe de la eurodiputada Christine McCafferty (Partido Social Europeo) que pretendía restringir la objeción de conciencia, en particular ante el aborto o la eutanasia.

Aún más, tras el debate realizado – en el que se modificó el texto propuesto por la “Comisión para las Cuestiones Sociales”- la resolución adoptada colocó en su completa dimensión la objeción de conciencia afirmando que “ningún hospital, institución o persona puede ser sometido a presiones, considerado responsable o sufrir discriminación alguna por su rechazo a realizar, acoger o asistir un aborto o un acto de eutanasia”. Es este un texto inequívoco y contundente si se tiene en cuenta que la propuesta inicial presentada por la eurodiputada se encaminaba más a restringir la objeción de conciencia que a defenderla.

Mientras que la propuesta de McCafferty pretendía hacer prevalecer el derecho de los pacientes a recibir el tratamiento médico legal por encima del derecho de objeción de conciencia de los médicos, el texto final del Consejo de Europa se ha preocupado por dejar claro que ambos derechos deben quedar asegurados y para ello “invita a todos los Estados miembros a que desarrollen las regulaciones correspondientes al respecto…”.

Y bien, al parecer dicho texto “disparó las alarmas” de progresistas como la abogada Mónica Roa, pues el 11 de octubre, pocos días después de ser aprobada dicha resolución en la cuna de la modernidad y la posmodernidad, la ferviente defensora del aborto publicó un ensayo en www. razonpublica.com. donde pretende evidenciar su competencia argumentativa mediante una lógica equívoca y por tanto engañosa.

De esta manera Roa parte de dos premisas de las cuales cabe destacar una que está en la raíz de los argumentos más importantes: “…de acuerdo con lo establecido por la Corte Constitucional en mayo de 2006, si bien la objeción de conciencia es un derecho fundamental, el aborto también lo es”. Es decir, basándose en una interpretación ideologizada de la sentencia C355/06, eleva el aborto a la categoría de ¡derecho fundamental!

Y propone unos “acuerdos fundamentales” como punto de partida para la discusión, encabezados por el de que “la objeción de conciencia frente al aborto implica poner en tensión dos conjuntos de derechos de igual valor”. Importante argumento pero falaz a la luz del sentido común que permite ver un error garrafal: considerar que cuando una conducta no es ilegal (aborto en tres casos excepcionales) se convierte en “derecho fundamental”. Con esa misma “lógica” los paramilitares arguyeron que como actuaron bajo la figura de la “legítima defensa” (legal como causa que justifica un homicidio) no se les podía juzgar ni sancionar penalmente. Solo les faltó decir que se les violaba el “derecho fundamental” a matar auxiliadores de las guerrillas.

No Comments

Post A Comment