Carlos Alfonso Velásquez A. | LA RESPONSABILIDAD POLÍTICA EN EL ESPIONAJE DEL DAS
16018
post-template-default,single,single-post,postid-16018,single-format-standard,do-etfw,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-child-theme-ver-11.1.1501028569,qode-theme-ver-11.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.2,vc_responsive

LA RESPONSABILIDAD POLÍTICA EN EL ESPIONAJE DEL DAS

LA RESPONSABILIDAD POLÍTICA EN EL ESPIONAJE DEL DAS

El titular de la revista Semana refiriéndose a los inaceptables abusos de integrantes del DAS es elocuente: “El espionaje era peor”; y los retos para la Fiscalía y la Procuraduría son de un compromiso socio-pol de enormes dimensiones. Sin embargo, no se debe descargar todo en sus órbitas de acción. En un país de cultura “legalista” en el que con inusitada frecuencia la “verdad procesal” oculta la “verdad real”, es de histórica necesidad establecer la responsabilidad política, o siendo mas preciso, recuperar el sentido que empezó a perder a pasos agigantados desde los años del ocho mil, y exigirla.

No todas las tareas de los cargos en el Estado son impuestas por las funciones reglamentarias o por el jefe, siempre habrá tareas deducidas de las políticas, posturas o actitudes del mismo jefe. Es más, en la medida en que el cargo es más alto, es de esperar que las tareas deducidas ocupen más espacio de acción que las impuestas.

En el caso de lo que ha venido ocurriendo en el DAS durante el actual gobierno – desde la infiltración paramilitar hasta los seguimientos e interceptaciones telefónicas a magistrados de la Corte Suprema de Justicia, miembros de la oposición, periodistas y hasta funcionarios “no confiables”-, la responsabilidad política hay que buscarla en primer lugar por el lado de la generación de tareas deducidas sin que se obvien las otras.

Así las cosas, reflexionemos en las posibles respuestas a interrogantes como los que siguen o similares.

¿Qué tarea puede deducir un director de inteligencia o un (a) Director (a) del DAS, que en una reunión (formal o informal) con uno o más miembros del círculo más cercano al Presidente, es advertido (a) de la preocupación del primer mandatario porque  las posiciones de la Corte Suprema puedan desestabilizar al gobierno en detrimento de la “Seguridad Democrática”? Y si – por lo inusual – ese funcionario tiene grabado el recuerdo de que, debido al fallo contra Yidis Medina, el Presidente insinuó vínculos de los magistrados con las Farc al referirse a ellos como quienes “tenían nostalgia del terrorismo agonizante”, ¿será descabellado pensar que dicho funcionario del DAS ordene seguimientos e interceptaciones espurias?        

En complemento ¿quién o quienes fueron las fuentes que, en su momento, filtraron a distintos medios de comunicación informaciones confidenciales que pretendían hacer sospechar de la honestidad de Ascencio Reyes, la persona que, según las mismas filtraciones, organizó agasajos a los magistrados de la Corte en Neiva y Barranquilla? ¿quién tenía interés en desprestigiar a los magistrados?

En fin, en la búsqueda de la responsabilidad política hay que pensar en que el déficit de sindéresis en varias de las posiciones públicas del Presidente de la República, bien puede haber proveído un paraguas bajo el cual fanáticos o descriteriados de distintos niveles actuaron “por amor a la patria”. Claro está, sin excluir la responsabilidad, también política, de los niveles inferiores a la presidencia.

 

  

 

   

No Comments

Post A Comment