Carlos Alfonso Velásquez A. | MENOS RUIDO PERO MAS ESTRATEGIA
16196
post-template-default,single,single-post,postid-16196,single-format-standard,do-etfw,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-child-theme-ver-11.1.1501028569,qode-theme-ver-11.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.2,vc_responsive

MENOS RUIDO PERO MAS ESTRATEGIA

MENOS RUIDO PERO MAS ESTRATEGIA

Desde la posesión del Presidente Santos no se han dejado de escuchar declaraciones que, refiriéndose a las guerrillas, buscan dejar el mensaje de que “se está aflojando”. Y esto ha ocurrido por distintas razones entre las que cabe resaltar el cambio en la concepción de la dirección de lo pertinente al conflicto armado. Uribe irradiaba una energía que, además de crispar los ánimos y polarizar a la opinión, dejaba la sensación de que la derrota militar era inminente. Santos ha sido menos ruidoso pero en realidad más estratégico.

Es que acertadamente Santos le ha dado prevalencia a lo político en la conducción de las acciones relacionadas con el conflicto. Y esto no es nuevo, hay que recordar que cuando asumió como Ministro de Defensa ideó la “Política de Consolidación de la Seguridad Democrática” para llenar el vacío de componente político que acusaba la PSD. Así pues, todo parece indicar que el Presidente sabe que lo decisivo en los conflictos irregulares es lo político y no lo militar, premisa ésta corroborada en la historia. No es sino recordar que los EE.UU. perdieron la guerra del Vietnam en lo político pese al balance final de bajas militares ampliamente favorable: por cada soldado estadounidense muerto, murieron diez de la contraparte.

Dándole prevalencia a lo político el Gobierno ha implementado unas políticas que pueden ser la clave para desatascar el conflicto y ponerlo en la ruta de su terminación. Desde el año pasado empezó a ejecutar una maniobra de un calado estratégico mucho más profundo que el de la muerte de Jojoy. Se trata de la “Ley de víctimas y restitución de tierras” que ya finalizó su trámite en el Congreso. De esta manera, dio un paso decisivo para arrebatarle a las Farc una de sus principales banderas de autojustificación. La misma que no han dejado de registrar en sus comunicados desde que se crearon: la injusticia social con los campesinos, encabezada por la usurpación y desalojo de sus tierras.

También en lo internacional el Gobierno ha maniobrado estratégicamente. Se destaca aquí el restablecimiento de las relaciones con los gobiernos de Venezuela y Ecuador y el acercamiento a Brasil y a UNASUR; así empezó a cerrar las puertas – abiertas durante el gobierno Uribe – para que las guerrillas recibieran distintos apoyos especialmente políticos. De esta manera cerró el grifo de oxígeno político que tuvieron las Farc durante los últimos años, quedando limitado a las ayudas que puedan recibir del “Foro de Sao Paulo” y la “Coordinadora Continental Bolivariana” que suelen ser de “más ruido que nueces”.

Si a todo lo anterior sumamos la lucha contra la corrupción en equipo con los entes de control, el re-establecimiento de las relaciones respetuosas entre los poderes del Estado y los avances en las investigaciones por los hechos que más afectaron la legitimidad estatal en los últimos años, se conforma un escenario favorable para acercar una terminación del conflicto pues la iniciativa estratégica está en sus manos.

No Comments

Post A Comment