Carlos Alfonso Velásquez A. | PARA COMPLEMENTAR LA “DOCTRINA URIBISTA”
15982
post-template-default,single,single-post,postid-15982,single-format-standard,do-etfw,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-child-theme-ver-11.1.1501028569,qode-theme-ver-11.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.2,vc_responsive

PARA COMPLEMENTAR LA “DOCTRINA URIBISTA”

PARA COMPLEMENTAR LA “DOCTRINA URIBISTA”

Desde que en 2006 J.O. Gaviria lo ideó, el centro de pensamiento “Primero Colombia” ha estado muy activo en la difusión de la “doctrina Uribista”, para “mantener el rumbo del país”. Con el ánimo de contribuir a ese propósito y dada la cercana posibilidad de que el “referendo reeleccionista” se termine de hundir, me permito sugerir unos consejos que bien podrían hacer parte de ese “cuerpo doctrinario” sirviendo además de guía para quienes aspiran a ser los continuadores del Uribismo en la presidencia.

1) Gobierne con actitudes y declaraciones polarizantes. Desde el comienzo abra fracturas con los partidos de oposición, las ONGs y los otros poderes del Estado tratando de asimilarlos a las guerrillas. Deje a un lado eso de que “el Presidente de la República simboliza la Unidad Nacional”.

2) Colombia ha tenido una amplia tradición como “Estado de Derecho”. Rómpala porque los “pesos y contrapesos” son incómodos para la efectividad del poder ejecutivo. Para esto, cuando esté en desacuerdo con alguna posición o sentencia de la Corte Suprema de Justicia diga públicamente que sus magistrados “tienen  nostalgia del terrorismo agonizante”, o que su presidente es “mentiroso”.

3) Cada fin de semana realice un “Consejo Comunitario”. Allí, con cifras demuestre su conocimiento de cada región y dirija las sesiones de tal manera que el protagonista sea UD., no los líderes comunitarios. De esta manera “fortalece la institucionalidad” pues en adelante las comunidades van a buscar que sea el Presidente quien les solucione los problemas, las autoridades de las instituciones regionales y locales solo serán ejecutoras.

4) Realice con la mayor frecuencia posible “Consejos de Seguridad” presididos por UD. mismo. En ellos demuestre quien está al mando repartiendo regaños públicos a los mandos militares y policiales. Una vez haya llamado a calificar servicios a un buen número puede ir bajando el volumen.

5) Respecto al conflicto armado con las guerrillas, en primer lugar niegue su existencia pues así no tiene que pensar estratégicamente en su solución. Luego busque su rápida terminación por la vía estrictamente militar, no importa si mientras las Farc juegan ajedrez incluyendo el movimiento de fichas con los países vecinos, UD. juega al tejo; recuerde que para reventar la mecha los EE.UU. son irremplazables. ¡Ah! y déjele a las Farc permanentemente abiertas las ventanas del “Acuerdo Humanitario” para que así puedan respirar políticamente.

6) Dicen que la diplomacia equivale a alta estrategia para conducir las relaciones internacionales. No es cierto, es solo la forma elegante de ser hipócrita ante quienes se desconfía por tener ideas de izquierda. Sea frentero y “coja el toro por los cuernos”, no importa si llega un momento en que las relaciones con los países vecinos se tensionan o se rompen. Cuando vea que los problemas se agravan trate de retomar las vías diplomáticas.

En resumidas cuentas no ejerza el cargo con visión de estadista, eso es perder el tiempo trabajando para la próxima generación y lo que importa es la próxima reelección.     

   

No Comments

Post A Comment