Carlos Alfonso Velásquez A. | POSTURAS FRENTE AL OCHO MIL
16002
post-template-default,single,single-post,postid-16002,single-format-standard,do-etfw,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-child-theme-ver-11.1.1501028569,qode-theme-ver-11.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.2,vc_responsive

POSTURAS FRENTE AL OCHO MIL

POSTURAS FRENTE AL OCHO MIL

En entrevista realizada por María Isabel Rueda en El Tiempo, León Valencia afirmó que la sanción política al Partido Liberal por el proceso ocho mil se dio en las derrotas de las tres últimas elecciones presidenciales. En efecto, si estas se miran como sustento de la afirmación, coincido con Valencia.

No es sino recordar que pese al carisma, experiencia y ejecutorias públicas de Horacio Serpa, el líder liberal fue derrotado en la segunda vuelta por Andrés Pastrana (1998) y desde la primera por Álvaro Uribe en 2002 y 2006. Con el agravante de que en la última contienda, y por primera vez en la historia política del país, el candidato liberal obtuvo la tercera votación, siendo superado también por Carlos Gaviria candidato del Polo. Todo indica pues que las actitudes del “escudero de Samper”, y de paso las del Partido Liberal entre 1994 y 1998, fueron políticamente sancionadas.

Pero si aún hay sectores de opinión que consideran que la sanción debe continuar se equivocan y estarían siendo claramente injustos en especial con lo que tiene que ver con el actual presidente y candidato del Partido Liberal, Rafael Pardo. Para sustentarlo volvamos la mirada a sus posiciones respecto a la deslegitimación que trajo para el Partido Liberal el ocho mil en contraste con otro candidato, este ex – liberal.

  Al término de su gestión en el Ministerio de Defensa, Pardo asesoró al expresidente Gaviria en la OEA. Poco tiempo después de regresar, elocuentemente se distanció de su partido asumiendo como jefe de debate de la campaña de Alfonso Valdivieso, la cual terminó adhiriendo a Pastrana. Asesoró esta campaña en temas de seguridad y defensa pero como sus recomendaciones sobre las condiciones para negociar con las Farc no fueron atendidas se distanció y no ejerció ningún cargo durante el gobierno Pastrana. Luego vino su regreso al Partido Liberal cuando siendo parte de la coalición del gobierno presentó una bien lograda y consensuada propuesta para que se convirtiera en la “Ley de Justicia y Paz” que fue desechada por el Gobierno Uribe.

Mientras que Pardo actuó como quedó dicho, Juan M. Santos asumió posturas diferentes. Después de ser miembro de la dirección del Partido Liberal en pleno Gobierno Samper, convocó otras personalidades que se reunieron con las Farc el Eln y las Auc para proponerles la convocatoria de una Constituyente que incluiría el cambio del gobierno. Luego se las arregló y llegó a ocupar el Ministerio de Hacienda durante el gobierno Pastrana. Más adelante, desde su columna en El Tiempo fue opositor al primer gobierno Uribe, llegando a titular una columna algo así como “Cuidado con el Adanismo”. Pero “por las vueltas que da la vida” una vez aprobada la “re-elección” gestionó la creación del partido de la “U” y pasó a ser Ministro de Defensa a partir del 2006 año a partir del cual los frutos de la “Seguridad Democrática” fueron más cosechables.

En fin, dos posturas dicientes del talante de dos candidatos.          

No Comments

Post A Comment