Carlos Alfonso Velásquez A. | Su vida
15180
page-template,page-template-full_width,page-template-full_width-php,page,page-id-15180,do-etfw,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-child-theme-ver-11.1.1501028569,qode-theme-ver-11.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.2,vc_responsive

Su vida

1950

¿Quién es Carlos Alfonso Velásquez R?

El Coronel Carlos Alfonso Velásquez ha sido siempre un colombiano coherente y fiel a la verdad. Un compatriota con una existencia que sorprende en el contexto de un país donde el relativismo moral ha tendido a imponerse. Por su historia y trayectoria, es una persona  apta para liderar cualquier sueño colombiano incluso el de la concordia nacional.

Velásquez Romero nació el 20 de octubre de 1950, en  Bogotá- Colombia. Es el mayor de siete hermanos y su padre el Brigadier General, Alfonso Velásquez Mazuera es un recordado militar colombiano, un hombre que siempre se destacó como profesional de las armas. Velásquez Mazuera fue la primera víctima del conflicto armado colombiano. Falleció en un accidente de helicóptero el 23 de diciembre de 1966 en el departamento del Tolima.

1966

Los inicios de su carrera

Poco menos de un mes de la muerte de su padre y con 16 años de edad, Carlos Alfonso ingresó a la Escuela Militar de Cadetes. Cuatro años después se graduó como subteniente de artillería y obtuvo el primer puesto en una promoción de 146 oficiales. Esta historia se repitió en todos los cursos de ascenso del escalafón militar, incluyendo el curso de Estado Mayor en la Escuela Superior de Guerra de Colombia. Por esta razón fue enviado en comisión de estudios a Leavenworth, Kansas (Estados Unidos) donde finalizó sus estudios integrando la lista preferente de 10 entre 420 tenientes coroneles de 85 países de todos los continentes.

1989

Su hermana y el M-19

En 1989 cuando ostentaba el grado de Teniente Coronel y se desempeñaba como Director Académico y de Entrenamiento de la Escuela Militar de Cadetes, puso en manos de sus superiores su carrera militar al enterarse de que su hermana menor, Adriana Velásquez había estado militando en el M-19 durante varios años. Sin embargo, sus ejecutorias profesionales y la confianza de sus superiores le permitieron continuar con su exitosa carrera en el Ejército. Paradójicamente, la militancia de su hermana como guerrillera fue clave para que se dieran los primeros pasos en firme para adelantar el proceso de paz con ese grupo insurgente.
1994
. . .

Su retiro

Como segundo comandante de la Brigada 17 en Urabá denunció al Brigadier General Rito Alejo del Río por su conducta sospechosa con los paramilitares de la región. En esta ocasión el mando militar de la época concluyó que el denunciante, el Coronel Velásquez, debía dejar el servicio activo. Ante la obstinación del mando para no enfrentar la verdad. Velásquez decidió hacer pública la injusticia y habló ante los medios una vez se produjo su abrupto retiro.

. . .

Condecoraciones

En sus 27 años de carrera militar recibió numerosas condecoraciones, entre ellas:

  • Mérito Militar José Antonio Nariño.
  • Mérito Militar José María Córdova.
  • Medalla de servicios distinguidos en Orden Público por operaciones realizadas contra la guerrilla en 1992 en Cundinamarca.
  • Recibió tres veces la Medalla Francisco José de Caldas por sus virtudes académicas y de honor militar.

Ocupó el primer lugar en su promoción como subteniente. Posteriormente, en el curso de ascenso para capitán, otra vez llegó al primer puesto. Su siguiente ascenso fue a mayor y en esa oportunidad fue el segundo mejor oficial de su promoción. Una vez más ocupó el primer puesto, cuando realizó el curso de Estado Mayor en la Escuela de Guerra. No sólo fue uno de los mejores alumnos que ha tenido la Escuela Militar sino que a lo largo de su carrera obtuvo varias condecoraciones.

. . .

Vida como académico

Como civil decidió explorar una de sus grandes pasiones, estudiar. Completó su formación en estudios políticos en la Universidad Javeriana y se graduó como Magister. Desde hace 15 años se ha desempeñado como profesor de tiempo completo en la Universidad de La Sabana. Esta vida académica y de reflexión en los temas que ha venido enseñando derivó en varios escritos. Además, desde el año 2009 es columnista destacado en el periódico El Nuevo Siglo.