Carlos Alfonso Velásquez A. | VISOS DE TOTALITARISMO IDEOLÓGICO
14973
post-template-default,single,single-post,postid-14973,single-format-standard,do-etfw,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-child-theme-ver-11.1.1501028569,qode-theme-ver-11.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.2,vc_responsive

VISOS DE TOTALITARISMO IDEOLÓGICO

VISOS DE TOTALITARISMO IDEOLÓGICO

La sentencia de tutela de la Corte Constitucional denominada por los medios como la “cátedra del aborto”, volvió a colocar el tema en la agenda pública. Es pues oportuno reflexionar alrededor de los argumentos comunes entre los llamados “progresistas”.
Me refiero a aquellos impregnados de un individualismo radical. De esos que, por sus sombras, pretenden convertir la despenalización del aborto (en tres casos excepcionales) en un derecho, casi que fundamental, que debe tener la “mujer moderna”. Desde esa perspectiva lo primordial es que dicha mujer tenga la libertad de elegir sin entrar en disquisiciones – que pueden molestar la conciencia o contrariar el bien común – sobre lo que se elige.
De lo anterior se desprende el argumento de que la edulcorada “interrupción voluntaria del embarazo” es válida pues la mujer tiene el derecho a disponer de su cuerpo como quiera de acuerdo con las circunstancias. Razonamiento que se refuerza considerando al feto una especie de extensión del cuerpo de la mujer y no un ser humano distinto desde el instante de la concepción. De esta manera se soslayan las afirmaciones filosóficas – científicamente corroboradas cuando la resonancia magnética facilitó observar el feto desde los primeros días – que por distintas vías han demostrado que “cada vida humana es una novedad radical”, que es irrepetible y que tiene siempre, siempre, algo que aportar a los demás. Y esto, independientemente de si su padre biológico fue un violador o de si presentó alguna malformación durante el embarazo. Independientemente también de si su madre tuvo la vida en riesgo para concebir la nueva vida.
¿Y es que no se valora la mujer? ¿Se pretende privilegiar la vida del feto sobre la de la madre? Por una parte no conozco ningún estudio que demuestre que la mujer que ha abortado se sienta íntimamente satisfecha y realizada. Por otra, para dirimir conflictos entre la vida de la madre y la del feto hace rato están reglamentados los comités científicos y los de ética en clínicas y hospitales, de los cuales pueden emanar decisiones justas conjugando ciencia y ética.
Pero lo más preocupante es que en el reciente fallo se leen apartes de donde se colige que el individualismo radical tiende a desembocar en totalitarismo ideológico. De tal magnitud son las sombras detectadas en el escrito que se ensañaron contra uno de los principios fundantes del Estado Liberal: la libertad de conciencia.
O no tiene visos de totalitarismo ideológico insultar la dignidad de los y las jueces al afirmar: “quien voluntariamente resuelve convertirse en miembro de la rama judicial debe dejar de lado sus consideraciones de conciencia cuando se encuentre en ejercicio de sus funciones y ha de aplicar la normatividad vigente” ¡Como si los (as) jueces no tuvieran el derecho a tener libertad de conciencia! Bajo esta lógica resultaría menos problemático y hasta más económico programar computadores con la normatividad vigente para que una vez introducidos los casos se oprima “enter” y arrojen el fallo.

No Comments

Post A Comment