CRISIS DE LA SEGURIDAD ¿QUÉ HACER?

La decisión de complementar la labor de la Policía mediante el patrullaje disuasivo de la Policía Militar en la Capital de la República es una señal más de los vacíos del Gobierno en lo que a las políticas de seguridad se refiere. Es que no se puede esperar que haya estrategias de seguridad pertinentes y conducentes, cuando todo indica que las diferencias entre seguridad nacional, seguridad interior y seguridad ciudadana son borrosas en las visiones de las altas instancias estatales. Parecería ser que su mirada estratégica quedó nublada dado al desdén con el que el presidente y sus ministros de defensa vieron la terminación del conflicto armado con las Farc y sus efectos sociopolíticos en un contexto de pandemia.

Lo cierto es que, en lo atinente a seguridad ciudadana, lo que ha venido ocurriendo en las principales capitales de departamento es una especie de incendio que no por su intermitencia deja de ser altamente preocupante. En Bogotá, la percepción imperante es que la ciudad está convertida en un caos de inseguridad, debido, especialmente, a que los hurtos y homicidios han aumentado con alta dosis de espectacularidad. Para la ciudadanía es prácticamente imposible no experimentar visos de pánico después de ver en televisión a una mujer que recibió unas puñaladas en medio de un intento de robo, o con el recuerdo de Humberto Sabogal, el policía asesinado cuando intentaba detener el hurto de una moto. Y no es una simple percepción: las cifras oficiales de inseguridad “in crescendo” respaldan el miedo ciudadano. Es pues inevitable percibir que la Policía está siendo insuficiente para detener la ola de inseguridad que se está viviendo y que por tanto se requieren medidas correctivas tanto de choque como estructurales en todo el sistema de seguridad.

Es obvio sostener que los serios problemas de seguridad que afronta la capital no se van a solucionar con la Policía Militar en las calles como una medida de choque, pero el problema del miedo ciudadano unido a la desconfianza en las autoridades en general y en la policía en particular, se neutraliza un tanto con estos actos de presencia institucional militar. Sin embargo, hay que decirlo: es ya irreversible para el actual gobierno el progresivo aumento de la desconfianza hacia la policía y la consecuente pérdida de su autoridad ante los ciudadanos, falencia ésta directamente proporcional a la tibieza con que ha actuado el gobierno respecto a los abusos y desmanes en que han incurrido varios uniformados durante los eventos de desorden público que han ocurrido en los últimos tres años.

Ahora bien, el problema de la seguridad ciudadana tiene más aristas. Por ejemplo, un sistema que el año pasado liberó más de 31.000 personas que ya no debían estar recluidas, pero que mantiene más de 20.000 detenidos en las URI y centros de detención transitoria, sin capacidad para tramitar los respectivos procesos, es un sistema que está explotando. Se requiere pues una intervención profunda que empiece por restablecer un sistema de seguridad en el que las competencias y funciones estén bien definidas y los funcionarios que las deben cumplir estén bien capacitados incluyendo exigentes estándares éticos, los mismos que motivan la confianza de la ciudadanía tanto en la policía como en las  otras autoridades del sistema. Y esto porque sin confianza la inteligencia humana no fluye oportunamente. Y esta afluencia es imprescindible para complementar la información técnica, lo que en últimas permite el logro de una judicialización de los delincuentes certeramente disuasiva.

Y volviendo al requerimiento de una intervención profunda que empiece por restablecer un sistema de seguridad en el que las competencias y funciones estén bien definidas, es pertinente decir que en el proyecto político de la “Concordia Nacional” se atiende dicha necesidad. ¿Cómo? Mediante la propuesta de crear una tercera fuerza, la Guardia Nacional Rural (policía con estatuto militar), para que su misión y área de operación le permita a la Policía Nacional concentrar sus recursos y esfuerzos en la seguridad y convivencia ciudadana en las áreas urbanas y al Ejército Nacional recuperar su identidad como fuerza militar a operar contra las amenazas reales a la seguridad nacional y para neutralizar las que amenacen la seguridad interior del país solo como “última ratio”.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *